Breve nota histórica:

Se llamaba “caminer” a la persona que hacía el mantenimiento de las carreteras que en aquellos tiempos eran de tierra. En muchos pueblos, en la casa donde vivía esta persona llamaban Cal Caminer, por este motivo se puede encontrar este nombre en diferentes poblaciones. Todavía en el Ministerio de Obras Públicas hay una categoría laboral denominada “Peón Caminero”. En Cal Caminer vivía el encargado del mantenimiento del tramo de carretera de Guimerà a Ciutadilla.

Cal Caminer se reconstruyó en su totalidad en el año 2002 para adaptarla a las necesidades y comodidades actuales, conservando toda la estructura de piedra y vigas de madera.

La casa está distribuida en dos plantas, en la planta baja donde encontramos la entrada, la sala de juegos con futbolín y ping-pong, un lavabo y el patio exterior con barbacoa, mesa bajo una pérgola, tres hamacas con sombrilla y piscina de hidromasaje.

Y la planta principal con recibidor, un espacio diáfano que incluye la cocina equipada, el comedor y la sala con chimenea. Tres baños con ducha y cuatro habitaciones, todas ellas exteriores.